El ser humano además de cuerpo físico posee otros cuerpos energéticos mucho más sutiles que no pueden ser apreciados por nuestra visión actual, estos cuerpos son: Vital o Etérico (el que proporciona la actividad y vitalidad al cuerpo físico), Astral o Emocional (el que genera nuestros deseos, sentimientos y emociones), Mental (donde se originan todas nuestras ideas y pensamientos). Estos cuerpos disponen de siete vórtices o puntos centrales llamados Chakras y están reflejados a lo largo de la columna vertebral.
Al conjunto de estos cuerpos se le denomina Aura. Esta Aura esta interrelacionada con el cuerpo físico y sobresale de éste entre 60 y 100 ctms. (en personas comunes) formando como un huevo o campo luminoso de diferentes colores alrededor de él, variando su color según sean nuestros pensamientos y sentimientos. Alguna vez os habéis preguntado el por qué una persona sin haberla tratado lo suficiente, incluso sólo con verla, os ha caído bien o mal, sencillamente es porque los colores de su Aura han sintonizado o no con los nuestros.


En ella es donde primeramente se generan las enfermedades, manifestándose posteriormente en el cuerpo material o físico. Y es en el Aura donde estas piedras y cuarzos actúan, equilibrando, amplificando, almacenando energía mental y adaptando nuestro campo energético, siendo el motivo por el que se les atribuye el poder de sanar enfermedades. Y aunque no debemos olvidar que es nuestra mente la que rige todas nuestras acciones, el cristal de cuarzo amplifica este efecto y potencia el control de la mente y el poder de la voluntad.
Las piedras y sobre todo los cuarzos, también poseen un campo energético y vibraciones de una intensidad concreta y medible, sintonizando con nuestra vibración humana.
Los cuarzos son piro-eléctricos (electricidad generada por variaciones de temperatura) y piezo-eléctricos (electricidad aplicada producida por presión), sirviendo para aislar una vibración determinada, pudiendo ser utilizada sin interferencia de las demás, también como amplificador y equilibrador de campos energéticos. No en vano el cuarzo se utiliza en relojes, lentes de microscopios, aparatos electrónicos médicos, equipos de radio y televisión, e incluso el corazón de nuestro ordenador, el famoso chip, es de cuarzo (silicio).
El cuerpo físico también es eléctrico y si nos paramos a pensar de qué esta compuesto, veremos que somos como un laboratorio químico, pues una persona de unos 70 kgs. de peso está compuesta por 45, 1 kgs. de oxigeno, 12,3 kgs. de carbono, 7 kgs. de hidrogeno, 2,1 kgs de nitrógeno y 3,5 kgs. de sales minerales, y aunque los minerales representan una pequeña cantidad del peso corporal, éste componente mineral es no obstante imprescindible para la vida y sin ellos no podrían darse los procesos vitales.
Entre estos minerales y oligoelementos se encuentra el calcio, cinc, cloro, cobalto, cobre, flúor, hierro, magnesio, níquel potasio, selenio, SILICIO, sodio, yodo etc., todos ellos formando parte de nuestro cuerpo, y es el SILICIO lo que compone principalmente a nuestros amigos los cuarzos.
También el color de las piedras tiene suma importancia a la hora de su aplicación en cromoterapia desde el rojo intenso, pasando por el amarillo y verde hasta el violeta. Los componentes de cada piedra como el hierro, cobalto, magnesio, etc., son los que absorben diferentes longitudes de onda de la luz blanca y de esta forma se producen los colores.
La piedra es de uso personal y si es tocada por otra persona deberá ser limpiada siguiendo alguno de los métodos relacionados anteriormente, dado que podría haberse cargado de vibraciones o energía negativa.
Para la meditación deberíamos proveernos de un lapislázuli o bien de algún cuarzo que sea blanco, rosa o morado (amatista) y ponerlo delante de nosotros en donde podamos concentrarnos en él a la hora de realizar esta práctica. Estas piedras favorecen la relajación y aumentan el poder de concentración. Mentalmente deberemos sentir que el cuarzo hace recorrer la energía positiva por todo nuestro cuerpo por lo que sentiremos sus vibraciones. De vez en cuando abriremos los ojos y miraremos fijamente el cuarzo y trataremos de introducirnos en él como si formásemos parte de él mismo; esto nos dará una gran paz interior, calma, bienestar y felicidad.
Sabemos que los chakras son puntos energéticos que gobiernan nuestro cuerpo físico regulando nuestras energías. Los chakras suelen estar cerrados en personas poco desarrolladas espiritualmente por lo que el trabajo se basaría esencialmente en abrirlos con el fin de que funcionen adecuadamente y realicen las funciones que a cada uno le corresponde.
Todas las situaciones que las circunstancias crea o fabrican nuestros pensamientos negativos de miedo, celos, envidia, sed de venganza, rabia, etc., desestabilizan el funcionamiento de los chakras o centros nerviosos haciendo que estos se cierren y funcionen mal produciendo enfermedades tanto físicas como psíquicas.
Con el fin de equilibrar este mal funcionamiento se utilizan las piedras, puesto que su energía vibratoria ayuda a que todo se normalice.
Para trabajar con las piedras en cada uno de nuestros chakras, deberemos ponerlas encima de nuestro cuerpo a la altura de cada centro nervioso, utilizando la piedra que corresponda a cada uno de ellos con el fin de que esta nos pasen la vibración adecuada.

Previous post

Consejos para realizar Rituales con Velas

Next post

EJERCICIOS VARIOS DE MEDITACION

admin

admin

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *